el segundo accidente más absurdo de mi vida

debo aclarar que soy una persona que no sólo casi no se ha accidentado en la vida, sino que además mis accidentes han sido, los pocos ellos, absurdos. aunque podría considerarse como tal, creo que clavarme un plumín cargado de tinta china en cuarto grado del colegio no llega a calificar como accidente, y como no puedo completar la historia mostrando el punto azuláceo que me quedó en el dedo (¡mi primer tatuaje!), queda descartado. nos remitimos, entonces, a dos.
el primer accidente más absurdo de mi vida fue hace unos ocho años, en mi tierna adolescencia, cuando estaba de novia con el negro. un día nos prestaron una moto de enduro y nos fuimos a dar vueltas, y en una de esas vueltas, andando por la parte empinada de una bicisenda recién asfaltada, la rueda de adelante patinó y nos deslizamos, la moto, el negro y yo, sobre mi espalda unos cuantos metros. el resultado fue un pantalón, una remera y mi espalda llenos de alquitrán, el alquitrán metido en medio de todos los raspones de la espalda y algún que otro moretón. lo cierto es que vuestra interlocutora es una cagona, y se asustó y lloró como la niña que era, y nunca le contó a su mamá lo sucedido porque sino ardía troya, y no estaba el horno para bollos. hasta ahí el primero.
el segundo accidente más absurdo de mi vida tuvo lugar el lunes pasado. acabado el día de trabajo, me subí a mi bici y, como soy muy pilla, aceleré (aunque no estoy segura de que en una bici se acelere). la cosa es que venía yo rápido, y con el ipod en la mano porque la mala costumbre de auto-ponerse en pausa había comenzado a convertirse en una mala y muy frecuente costumbre, y en algún momento de todo esto me distraje, y decidí (muy mal decidido) frenar. y clavé los frenos. y el freno de adelante de mi bici está super ajustado. y ahí fuimos el ipod, los cascos, la mochila y yo, todos a aterrizar de modo rotundo en el asfalto, y la bici por atrás. en ese momento, el pensamiento que cruzó mi cabeza fue “me destrolo”. y me destrolé.
ahora que lo pienso, es probable que mi conciencia se haya perdido durante uno o dos segundos en los que me quedé tirada como una muñeca de trapo, con la bici encima, hasta que un chico liberóme de mi prisión y me preguntaba cómo estaba, sin poder responder yo nada de eso, y llevóme unos minutos darme cuenta de que me había estampado en el medio de la calle casi por decisión propia, porque no había tenido necesidad alguna de frenar, ni mucho menos tan brutalmente. si me lo propongo, puedo recordar el momento en el que mi cabeza golpeaba el suelo, sentir el rebote y el olor al asfalto, a la gasolina, al desastre. en fin.
el recuento de daños se resume a un corte en el puño izquierdo, un raspón feo en la palma derecha, un bollo importante en una ceja, otros raspones en un codo y la pierna derecha y un golpe muy bonito en la pierna izquierda que me tuvo medio coja durante dos días. y un buen susto, claro.
aparentemente ésta fue la semana de los porrazos porque a una amiga antes de ayer la interceptó una bici y a un ex compañero de trabajo que iba en moto se le interceptó un muro y se estampó igual que yo. debe ser la luna. o la crisis. o la gripe A. eso.
ah, dos cosita más.

1) mi ipod ha muerto

2) ME TIENEN PODRIDA CON MICHAEL JACKSON

Anuncios

4 pensamientos en “el segundo accidente más absurdo de mi vida

  1. Juli dice:

    jajaja es excelente, me lo imaginé al punto de verte tirada en el asfalto…espero que estés mejor! Con respecto a la segunda cosita que nombrás…la comparto 100%
    Y Para la próxima vez, no frenes, ni aceleres (si es que de verdad se acelera) ni nada…vos seguí derecho nomás…quien te dice, por ahí se cruza un lindo morocho y por primera vez en tu vida, caes encima de él en vez de que la bici y/o moto caiga encima tuyo.
    te quiero!

  2. Nano dice:

    Los ipod, los walkman en realidad, me provocaron también varios accidentes. Es jodido musicalizar en bicicleta… pero qué lindo es andar con música. Vale la pena el riesgo. Bien ahí.

  3. fulano dice:

    ¡no te rasqués la cascarita!

  4. fer dice:

    hay . yo e volado gracias a un poso donde calzo justo mi rueda delantera.jajaja
    un minuto d silencio para iPOD
    muy buen relato!!! te felicito. buena , sigue expresando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: