cinco días

julián me mira como si fuese la única mujer en el mundo, como si le hubieran dicho que mañana se queda ciego, como alguien que no coge hace diez años, o que no cogió nunca. con esa cara de gordo fracasado, de adepto a putas de esquina y ese aliento a insecticida. lo tiene todo, el pobre infeliz. es que no refleja actitud alguna en la mirada o en los movimientos, no trasmite nada, es el hombre babosa. creo que si no fuese compañero de trabajo lo habría sacado cagando hace bastante, pero en estos casos hay que mantener la compostura, más aún si me quedan cinco días para irme. el comentario usual en este tipo de casos es “y bueno, nena, con ese par de tetas ¿qué querés?” pero es que yo no me puse tetas para que me las miren. y mucho menos así…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: