aceite de rosas

piloto automático, a avenida de américa.
“en avenida de américa te tomas el 144 y te bajas en la parada del hotel meliá”.
piloto automático.
anoche calculé estar en avenida de américa a las 9 pero son las 9.18 cuando me bajo del metro y no encuentro el 144, y nadie sabe donde se toma. una cabeza llena de rulos mojados, la chica que maneja el 115, me dice que esa parada es del 114, que me tome el 114, “y te bajas en la parada del hotel, no es el 144, es el…” vale, ya entendí.
el 114 me lleva 25 minutos tarde a una entrevista de trabajo en la que, para comenzar, una autómata pone un video que me cuenta de las bondades de la empresa para la que voy a trabajar, las intenciones de mis jefes de adaptarse a mis horarios, el maravilloso trabajo que voy a desempeñar encadenada a un headset las horas al día que yo quiera.
piloto automático, dinámica de grupo: tienes experiencia? sabes inglés? puedes vender? cuantas horas al día puedes trabajar? te podemos llamar de un día para el otro? podrías trabajar fines de semana? te importaría si te atáramos a la silla?
cuando llega mi turno me levanto y me llevo mis cosas con un “no te hago perder el tiempo, me queda muy lejos”. me voy.
piloto automático, no tengo trabajo, no tengo dinero, no tengo aceite de rosas.

Anuncios

2 pensamientos en “aceite de rosas

  1. jc dice:

    tarda en llegar
    y al final
    al final
    hay recompensa…

  2. Anonymous dice:

    y ahora, enganchada al headset trabajas estupendamente, que ironía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: