hueso


esta es la única primera vez que vuelvo después de tanto tiempo.
no hace una semana que me bajé del avión y ya estuve en buenos aires y en córdoba y en salta, y creo que mi cuerpo lo nota porque hoy estuvo al borde de la muerte. hace años que no me bajaba así la presión.
en 10 segundos sentí como el mundo se desmoronaba desde lo más profundo de mis entrañas y tras decirle a mi vieja “me tengo que sentar” agarré la mochila y caminé hacia la parte de atrás de la marroquinería donde trabaja. me senté en un banquito, pero decidí que era conveniente sentarme en suelo firme y finalmente me acosté en el piso para subir las piernas, ejercicio aprendido en la niñez cuando éstas cosas ya me pasaban.
agarré la tapa de una caja y se la pasé a mi mamá para que me hiciera aire, pedí agua, agua con azúcar, una sprite, un caramelo, aire aire aire que no puedo respirar. las carteras y las billeteras daban vueltas a mi alrededor, mi mamá me preguntaba que significa “b o ene e” en inglés, maggy me pedía que me mueva un poquito para sacar de la repisa una mochila de barbie.
me quedé sin aire, me quedé sin habla, me quedé sin fuerzas, pensé que me moría y en un momento casi casi porque me faltó nada para desmayarme, casi nada.
lo hubiera preferido. cuando era chica me desmayaba seguido y era lo mejor. el mareo se desvanecía en una nube de felicidad instantánea, cerraba los ojos y desaparecían el dolor y la angustia. desde mi limbo escuchaba las voces de la gente que intentaba cargarme, lo cual no era nada fácil porque aunque flaca siempre pesé mucho, y ahí me quedaba. de camino al piso me he topado con el borde de una mesa, el cuerpo de alguna persona y el piso mismo, pero el dolor no existe, no mientras el limbo esté. más de una vez, cuando recobraba la conciencia, me quedaba con los ojos cerrados escuchando lo que estaba pasando alrededor de la pobre chica, de la desmayada, me quedaba escuchando a la gente hablar en mi inconsciencia y comenzando a sentir el dolor del golpe correspondiente.
pero no me desmayé.
padecí cada maldito momento de la lipotimia, cada segundo sin aire, sin control, padecí todo.
en cuanto recobré la compostura tuve que salir corriendo al baño, tras lo cual entendí que la descompostura era general.
no duró mucho más. se la adjudicamos al cansancio de los viajes, al mal comer y a la falta de costumbre de estar a 1.000 metros de altura sobre el fakin nivel del mar.
mi mamá quería saber que significa bone porque ese es el color de las carteras que habían llegado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: