perdón

camino a casa siempre por el medio de la calle si el trafico me lo permite, y mirando hacia atrás si la calle está muy desolada, por si acaso. controlo que no haya nadie atrás mío cuando voy a abrir la reja y que no haya nadie atrás de la pared que da al portal, me pongo nerviosa. antes de abrir la puerta miro por el vidrio y vuelvo la cabeza, subo la escalera mirando hacia arriba, vuelvo a mirar hacia atrás antes de entrar. ya en casa prendo luces según voy caminando porque me hacen sentir más segura, vuelvo a apagar todo de camino a mi pieza, cierro la puerta de la cocina y la de mi habitación y cierro también la ventana aunque sería muy fácil abrirla, pienso en eso. la puerta de mi habitación tiene una traba chiquita pero no la pongo porque no hace falta, aunque vivo en un primer piso y hay tres ventanas que dan directamente a la calle, trepar la reja que separa el edificio de la vereda y meterse por la habitación del frente sería simple, la calle tiene un tránsito casi nulo y nadie se daría cuenta, pienso en eso. calculo el daño que me puede ocasionar el saltar por la ventana al patio del vecino de abajo, no mucho, un solo piso y con el ruido alertaría a alguien, seguro, pienso en eso. escucho ruidos en el patio interno al que da mi ventana, puede ser un gato, una gota que cae en la escalera de chapa, un vecino que cierra una ventana, un vecino que abre otra; bajo el volumen de la música, me saco los auriculares y hago silencio para escuchar algo más, el corazón me late como una campana enorme y siento el pulso en todo mi cuerpo. me levanto de la cama y pongo la traba de la puerta, es chiquita pero que por lo menos les cueste trabajo. vuelvo a la cama, me pongo los auriculares e intento relajarme, elijo música tranquila, me pongo cómoda entre las almohadas y el plumón, intento dormirme y suena algo en la cocina. prendo la luz, me siento en el borde de la cama nerviosa, respiro como si hubiese corrido un triatlón y el miedo aparece de nuevo, me inunda la mente y no puedo pensar claro. mido cuanto tiempo tengo para abrir la ventana y saltar antes de que abran la puerta, el daño que me haga no me importa mientras no me agarren. no pasa nada, no pasa nada, no pasa nada, me vuelvo a acostar pero con la luz prendida y me duermo así, con la luz prendida, la oscuridad es peor, todo es peor en la oscuridad, y en la noche.
la puerta no se abre, la puerta no se abre nunca, yo espero que la puerta se abra y no se abre nunca. pero yo espero que la puerta se abra.

Anuncios

2 pensamientos en “perdón

  1. emanuel dice:

    ah pero qué bien que escribe usted.

  2. Anonymous dice:

    necestio darte un abrazo bien fuerte, tu compratiota de un pueblo del norte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: