pastillas

En este mundo que nos toca uno hace lo que puede, y si no lo compra hecho:
en forma de pastilla.

Si el mundo nos duele, antidepresivos. Si nos pone nerviosos,
tranquilizantes. Si lo sentimos vacío, estimulantes. Si lo sentimos
exigente, ansiolíticos. Si lo sentimos insomne, somníferos. Si lo sentimos
frustrante, anfetaminas.

En este mundo apurado y urgente, sin tiempo para fortalecer las debilidades,
de a poco nos vamos enfrascando, cada uno en su frasco chico. O en frasco
mediano o grande; o en cajas, tabletas o unidades sueltas.

Este mundo que nos toca será amarrete en muchas cosas, pero es muy generoso
en pastillas.

Pastillas para el amor, para el sexo, para bailar. Pastillas para dejar de
fumar, para adelgazar, para no tener hambre. Pastillas para autobroncearse,
para tener más músculos, para tener menos problemas. Pastillas para estar
más arriba, para estar más abajo, para no estar.

Pastillas para soportar la añoranza de una infancia perdida de pastillitas
Punch. Pastillas para soportar la añoranza de una adolescencia dorada de
pastillas de menta antes de besar. Pastillas para no recordar, para la
memoria, para olvidar.

En este mundo que nos toca, con sus exigencias y su indiferencia, parece tan
difícil alcanzar la felicidad que es tentador comprarla hecha, en forma de
pastilla.

Si el mundo nos resulta un poco hostil, media pastilla. Si nos resulta muy
hostil, una entera. Si no hay tiempo para tratar el origen del descontento,
sus causas y sus razones, alegría en miligramos. Si el descontento es porque
sí, el doble de miligramos. Si no hay tiempo para tratar el origen del miedo
que nos paraliza, sus causas y sus razones, una dosis de tranquilidad. Si el
miedo es porque sí, dos dosis.

En este mundo en el que nos toca vivir, tan demandante de perfecciones, de
éxitos individuales, de existencias superficiales, uno da lo que cree que
puede dar, y el resto se lo pide prestado a las pastillas.

Pastillas para distraerse; para no distraerse. Pastillas para descansar;
pastillas para no estar cansado. Pastillas para no desear; para desear.
Pastillas para aquietar lo que se ha movilizado; para movilizar lo que se ha
quedado quieto. Pastillas para cortar una adicción y cambiarla por una
adicción a las pastillas. Pastillas para cortar la adicción a las pastillas
para cortar la adicción.

En este mundo que nos toca, en donde las debilidades están tan mal vistas,
cada uno hace lo que puede con ellas, de a poco más enfrascados cada uno en
su propio frasco. Y así de tranquilizados, de antideprimidos, de
estimulados, de somnolientos, logramos afortunadamente aceptar este mundo
que nos toca. No sea cosa que un día nos despertemos, y se nos antoje
cambiar el mundo por uno en el que todos podamos ser de verdad felices.

Por Mex Urtizberea
Para LA NACION

Anuncios

Un pensamiento en “pastillas

  1. Lucas Lecter dice:

    Pastillas para crezca el Pelo! Pastillas para ponerla tranquilo, pastillas para ponerla, pastillas del abuelo de la tia y pastillitas.
    Esto parece Requiem para un sueño. Saludos Felicidades y todas esas cosas que se dicen cuando esta por empezar un nuevo año.
    Lucas Lecter

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: